lunes, 14 de noviembre de 2016

EL TIEMPO ES LO QUE SE DESPLAZA

André Cruchaga






EL TIEMPO ES LO QUE SE DESPLAZA (MONÓLOGO)




Ni la miseria ni el escándalo porque tan sólo ser es la razón enloquecida
Hay una solución y no es el agua
La razón que pretende ignorarse en la sombra
Y mi silencio no ha sido una crueldad que se perdía oculta entre mis ropas
Yo no sé predecir
La luz únicamente más allá de mi mismo
Todo lo conocía
Conocía el mar y esos cuerpos desnudos
pero me devoraba la sangre entre las manos
Pedir perdón sería recordar un poema
y si yo escribo es únicamente porque no sé si he muerto
Emilio Prados




Cada persona tiene sus propios imaginarios; he de suponerlo así, después de todo.  Yo soy portador de los míos: me ayudan a entender y prolongar la realidad. Breves como el parpadeo; intensos como la respiración. Tal lo dice el poema: “Es casi inmóvil el cielo/  en los hombros, las penurias en el vacío del pestañeo./ Al borde del acantilado no sé si sumo o resto despeñaderos o guarniciones./ Es tan breve el pan que sólo centellean los cataclismos./ Idéntica a la sombra, la fugaz región de la huida: hay silencio como pobreza;” desde mi condición de eremita esta condicionante ahora de mi poesía. Uno permanece porque es el tiempo el que se desplaza, la palabra, las circunstancias. Las glorias, además de amañadas, también son efímeras. Todo acaba en nada. Nadie es lo bastante eterno para trascender: hay poderes facticos que lo impiden para unos, pero luego al darle vuelta a la tortilla pasa lo mismo. Por desgracia uno no puede ser indiferente frente a quienes nos gobiernan: cada día nos cunde el absurdo. Esta época es amarga y suscita terribles agonías. Aunque no se crea, hay desprecio por el conocimiento, por el saber. No veo por ningún lado la luz, aunque “abunden los candiles”. No veo abrigos para el frío, aunque se nos pretenda dar cucharaditas de calor. Sólo soy proclive a mi escritura. No es pesimismo pero cada día me encuentro con la malignidad  desde las esferas del poder; y también máscaras e intrusos como parte del reemplazo. Jadean por doquier las sorpresas de las sombras. Ya no posees la verdad o parte de ella, sino los oportunistas interminables, los que siempre trabajan a oscuras y establecen por decreto el silencio. Uno debe obedecer a ciegas el manual de recluso, sin que se pueda abrir alguna ventana. La poesía en este punto constituye un soporte importante de aprendizajes; hay instantes de libertad invaluables cuando la palabra queda sin brida y los miedos se le van devolviendo a la contraparte. Ante el ciego porque no quiere ver y se aferra a sus obsesiones y aberraciones mayúsculas, yo simplemente ayuno en paz. Al menos lo intento. Es cuestión de honor mantener limpia el alma y no vendérsela al diablo. Huyo de los alientos con cuchillos, alfileres, o bisturís. Huyo de las flagelaciones que provoca “la Fe”. Uno no puede ser servil y perder la memoria. Nunca he sido amigo de la inmovilidad, pero sí de la intensidad, aunque cada día renueve mis votos, siempre en dirección del poniente y de la mano despejada. Toda visión poética debe estar sustentada en la luz. A estas alturas ya hay cansancios históricos, cansancios de la muerte diaria sin mayores posibilidades de salvación. El mundo avanza, pero vive diariamente una diadema de abatimientos. ¿Es posible que parte de una sociedad deba estar de rodillas? Empiezo a creer que se ha perdido la capacidad de reflexión y actuación. El grito no es el arma. ¿A quién o quiénes debemos ser obedientes? Es triste cuando se adueñan de nuestras vidas. Es triste cuando uno rompe en llanto frente al abismo. Es triste cuando la desnudez se torna insidiosa. Es triste cuando a otros solo los aturde el dinero. Vivir, ¿quién puede vivir de rehén todos los días ante la gran puerta de la desfachatez y el absurdo? Al menos la poesía me ayuda a vivir: me despoja de la herrumbre, de fechas, onomásticos, jaurías y fotografías poco agradables. Hay un fuego creciente por confundir. Claro, uno no puede ser pasto o forraje. Entre lo real e irreal, escojo las ventanas y su sagrado resplandor. La palabra no anula, solo supera cualquier resurrección.