jueves, 14 de junio de 2018

LOZA

Imagen de la red






LOZA




Para calmar la sed, aquel cántaro tangible entre mis manos, el refriego total de la tierra. Ante cada mañana nos rendimos como simples mortales: tocamos puertas y ventanas y trenes. Desconfiamos de la lluvia arrebatada y sus calles de barro. Sin decir palabra, vivimos el eterno sueño de la expectación, la hoja negra del pan y su aroma de humedad antigua. Cada vez, sólo visibles en el ijillo de las funerarias.

viernes, 8 de junio de 2018

TRAS EL SOPLO DEL SUEÑO

Imagen Pinterest






TRAS EL SOPLO DEL SUEÑO





Y tras el soplo del sueño en los ojos, el remolino del río en los pies. El estanque que nos separa de la transfiguración: el paraíso madurando a paso lento en la tierra, indefinido en su murmullo de semanas. (Sin el menor reparo, las detracciones a voluntad persuasiva de colmillos. Siempre es extraño el rostro en llamas y este aferrarse a los muertos. Hay tantas voces alrededor de las costillas. Las calles simplemente nos pintan objetos solitarios.)

lunes, 4 de junio de 2018

CAMINO DE SOMBRAS

Imagen: Pinterest





CAMINO DE SOMBRAS




Enlutados van los caminos del sueño y la sombra de cipreses que me ahonda. Herida la sombra de las ojeras.

El espacio es un zig zag de ecos donde maduran los puntos suspensivos de la noche. (Aún la luz embiste en lo oscuro.)


De "Poemas del Desasosiego", 2018.
(C) André Cruchaga


viernes, 1 de junio de 2018

RASTRO DEL FUEGO

Imagen cogida de la red





RASTRO DEL FUEGO




Hacia el sordo ahogo del alma, los tulipanes intocables de Woodburn y la rosa enlutada de la neblina.

Vuelvo los ojos a los rastros que ha dejado el fuego.

Caminar despedazado de aliento sobre calles inciertas; morder el estanque con violencia hasta dejar que el delirio se haga espejismo.

—Todo es posible cuando ya uno se ha sacado la espina del sollozo con el pañuelo del viento.

En tu cuerpo alígero, mis ojos fugaces de palabras.



De “Poemas del descreimiento”, 2018.
© André Cruchaga

martes, 29 de mayo de 2018

EN POS DE LA NORMALIDAD

Claudio Monet





EN POS DE LA NORMALIDAD




Quiero cerrar la puerta de mi casa y retornar a la normalidad de mi existencia: debo lavar las fotografías de mis islas y la carne y mis pensamientos y mis equívocos.

—Es hora de lamer el encaje de los ventanales y la hernia gótica de las agujas, también las punzadas íntimas del estallido del barro.

Tras el tupido lamento del deseo, el rastrojo íngrimo del invierno y el esbozo de un tren de lamentaciones.

(Siempre dudé de la verticalidad de las razones. Nunca fue levadura la latencia, mucho menos la luna carcelaria de las callecitas abominables de la mansedumbre.)

Me gusta el candor aunque naufrage en la asfixia inmaculada.

De “Poemas del descreimiento”, 2018.
© André Cruchaga