sábado, 18 de mayo de 2019

TORRE DE FRÍO

©Pintura de Richard Diebenkorn






TORRE DE FRÍO




…aquí en una torre de frío
Abrigado del recuerdo de tus labios marítimos
Vicente Huidobro




Encendido de ojos llueve hasta la garganta donde anida el frío.
Aquellos cuchillos de azúcar muerden la piel del recuerdo:
Labios de barco, salpican de huracanes las pupilas y desorbitan;
surcan la desnudez abisal de las vegetaciones,
y caen sobre el firmamento de la carne.
Este abrigo de tiempo, abre las trompetas de la piel.
Un ruego de respiros, deshace el oleaje del aliento y la sal urgida
de la cintura y el malecón paralelo al ombligo.
Todo es agua donde se hunden las estatuas del frenesí;
ríen descalzos los relámpagos azules de los ojales atrapados
en la sombra de los vapores de aquellos labios cardinales.
Ahora, a la medianoche, el recuerdo de lo que fuimos: por todos
lados, la gente vendiendo chucherías, tumultos de impotencias.
Se oyen, todavía, el bullicio de las rocolas y los sueños,
este mundo de ciudad a ritmo de burdel.
Hay por ahí, algunas florecillas, maltrechas sobre el pavimento.


Del libro “Huidobro redivivo”, 2019
©André Cruchaga
©Pintura de Richard Diebenkorn

viernes, 17 de mayo de 2019

ADIÓS DEFINITIVO

©Pintura de Joan Mitchell





ADIÓS DEFINITIVO




Y un día habrá un pañuelo entre dos estrellas
y será el adiós definitivo.
Vicente Huidobro




En la noche amarilla de la vastedad, la encrucijada falaz de un pubis, o la suculencia de botones al punto de cerrar el ojo indeciso de la flor invernal de los aguijones. En el acoplo se hincan los jadeos invernales y aquel cadáver de placeres del hartazgo. En el afán de la entraña se fusionan los equívocos y la tortuosa lágrima de los ojales. Luego nos queda como adiós definitivo, la esquirla y el cuerpo cercenado y el chillido de la bruma como otra de las tantas mutilaciones de la ebriedad.


Del libro “Huidobro redivivo”, 2019
©André Cruchaga
©Pintura de Joan Mitchell

miércoles, 15 de mayo de 2019

PAÍS DENSO

©Pintura Alexander Zavarin





PAÍS DENSO




Allá en las mamposterías del cielo los pólipos ciegos de la historia
y las pólizas de los puntos cardinales.
Entre los resquicios de las ciudades, las horas absurdas
de las alarmas y los compases envinagrados de los delincuentes:
uno se acostumbra a las fotografías de sal de la negrura,
a la atalaya despeinada de las diademas,
a los pasillos oscuros que galopan en el desierto de la condena.
Siempre es desafío dejar de profanar la memoria que se alza
entre fechas, balcones, vientos, sombras, sueños.
Todo está mal cuando uno ve la humanidad en el tile del candil,
entre gritos y acongojados silencios y edades rojas que abrazan
refugios, ahí donde no cambian las ambigüedades.
De un extremo a otro, la ciudad y el mercado del crimen.



Del libro “Huidobro redivivo”, 2019
©André Cruchaga
©Pintura Alexander Zavarin

domingo, 12 de mayo de 2019

PEQUEÑECES DEL CORAZÓN

©Pintura de Alexander Zavarin





PEQUEÑECES DEL CORAZÓN




Sorrowful triumph, and hopeful strife,
gainful death, and new-born life,
thrilled in each note of the prophet-song.
In my heart it said: O Lord, how long
shall we groan and travail and faint and pray,…
George MacDonald




El corazón apenas en el bostezo del mundo. Duro gris el agua del poniente. Triste ojo sobre la tierra triste. ¿De qué talismán de ceniza empujo los matorrales fenecidos? Sólo veo los altavoces de la noche con sus burdeles quedados en el espejo de mis pequeñeces. Dime que no hay absurdos en el corazón, ni sucios andenes, ni rosas prohibidas ardiendo en lo oscuro. Procuro andar despojado de antifaces: tan sólo quiero caminar, aunque la herida en el costado siga abierta como una voz que fluye debajo de la piel. Todo es caminar día a día en el desengaño, quizás la única certeza en los signos del tiempo.

Del libro “VALLEJO DREAM”, 2019.
©André Cruchaga
©Pintura de Alexander Zavarin

viernes, 10 de mayo de 2019

SOMBRA DEL HOMBRE

©Pintura de Alexi Zaitsev





SOMBRA DEL HOMBRE




The shadow of man, and earth and the heavens scrawled
with names, as if each pebble and leaf would tell…
Edwin Muir




Ayer, lo remoto inextinguible como la niebla de las semanas, como el alba incolora de la sombra del hombre. El firmamento es sólo una negra ribera del río que cruzamos: aguas profundas donde se rompe la luz. En la desnudez, las coces del desvelo y aquel costado de suturas del viento. Nada hay de inefable en la sombra que nos llena de falsos paraísos: ahora veo a contraluz, mientras se sucede un tren de escalofríos y el guijarro tosco de cada instante. En medio de los brazos de hojalata del sinfín, la puerta cerrada, sin descanso, donde no juega ningún niño.


Del libro “Vallejo dream”, 2019
©André Cruchaga
©Pintura de Alexi Zaitsev