lunes, 7 de noviembre de 2016

ARDIMIENTO DE SED

Imagen cogida de la red





ARDIMIENTO DE SED




Junto al candado roto de sed de los armarios, el guijarro de fuego del instinto con su avidez de campo abierto. Nunca reposa el sosiego en la lámpara de los amantes. Una gota de agua muerde los husos horarios, el ardiente sentido de lo torrencial, deseo solo de abrir ventanas. (El ardimiento sabe cuan fugaz es la sed, o cuan náufrago se es en la posesión de la ceniza.)

En los infiernos desesperados de la boca, uno tranza con el ardor. Todo es cuestión de quitarle lo inflamable a las afonías.
Barataria, 05.IX.2016