lunes, 5 de enero de 2015

APROXIMACIÓN AL ESPEJO

Imagen cogida de elumiere.net




APROXIMACIÓN AL ESPEJO




Allí, en este invierno de huesos, el polvo de las palabras en un instante de ojos.
(El poema, después de todo, toca las ramas desangradas del espejo,
heridas refractadas del poniente y muros que resumen el horizonte.)
—Nunca se jubilan los prostíbulos, por más mástiles ahogados.
—Nunca se jubilan las zonas francas del sexo, ni el confeti de los pavimentos.
Ante la devoción por las esquinas, el espejo es una gota de nostalgia.
Siempre hay anhelos que quedan petrificados como la sal, ¿a quién le quitamos
la alegría por la tristeza, la amargura por el olvido?
Es hora de habitar los abrigos del azúcar, de quitarle el tizne a los candiles.
De pronto todo es visible en la oscuridad.
Pero nunca hay respuestas para las esquinas del grito,
nunca las aceras se alzan como rosas perennes: un día han de claudicar
las fosas de los cementerios, las escamas de tantas cicatrices.
Con esta miseria mía, ando donde caminan otros cuerpos. —Otros, sin duda,
que han aprendido a desafiar a sus ojos en medio del fruto derramado.
Barataria, 04.I.2015