sábado, 4 de octubre de 2014

INCLEMENCIAS

Imagen cogida de la red




INCLEMENCIAS




Sobre los cementerios, el pájaro seco de la muerte y su ojo hundido en la cripta 
sin techo de la arcilla. (La piedra y el cemento en su funesto reacomodo);
los suelos empapados de heridas como exhaustos combatientes, las calles
con sus dientes hostiles, (vos) en la taberna de mi sangre remota.
Hoy lo recuerdo todo: en la mesa de la noche los platos sucios, mientras
el fuego hace lo suyo en el poyetón del aliento, ese otro cielo de oscuro teatro.
Hay grotescas asechanzas y tizne en los prolongados espejos del río;
roncos abanicos bajan hasta la boca, (ante la amenaza de la piedra solo la lluvia
de cadáveres) y el grafiti arrugado en las paredes.
Con todo, siempre amanece. Amanece como ayer, entonces cierro el paraguas.
Amanece como hoy, después de reptar en la noción del mundo.
En la pared de las temperaturas, silban los burdeles de la indiferencia.
Es clara esta memoria desde cuando empezó a bracear mi aliento
sobre tu cuerpo de semanas sin itinerario…
Barataria, 03.X.2014