domingo, 17 de agosto de 2014

HOJA

Imagen cogida de la red



HOJA




En la luz de la tormenta, la hoja de otoño ahorcada en la lluvia.
Susurra el metal amarillo como un puñetazo de dominios caprichosos:
debajo de la cuenca de los ojos, las calles y su letanía de kerosene.
Mordemos siempre el paraíso sojuzgado por el viento, esa otra línea
de los días ofendidos por la mueca.
En mis manos ha quedado la ceniza de la luz, la hoja desmemoriada
de la batalla, el grito sordo que azuzó el ángelus.
—Después de andar, el último vilano entre la tarde y su escarcha. Una sola hoja,
—lo sé— no hace todo el follaje; aun así, me devasta su propio sonambulismo,
el delirio agudo de la telaraña y sus rieles.
(Toda mi respiración quedó en aquellas lejanas vegetaciones: el tiempo,
y después, las esquinas de los relámpagos. El cansancio gris de la ausencia,
el pavimento desbordado de la salmuera…)
Barataria, 17.VIII.2014