viernes, 8 de agosto de 2014

AHOGADO VACÍO

Imagen cogida de la red




AHOGADO VACÍO




En el fondo de lo inminente, el cuerpo suspendido en el vacío.
La otra orilla de mí, impasible del pájaro desbordado en la neblina.
En las cortinas de la distancia vertical, el gris de la zozobra y la miopía.
(En el cine mudo siempre vi ciudades muertas, inmóvil la piedra de la soledad
y su tiempo derruido.) No veo el heroísmo y esplendor de las ventanas;
tampoco el destello hondo de las luciérnagas.
En muchas partes del planeta se disfraza el día de vida, pero sabemos
que la muerte se ha vuelto intocable, merodea con inmensa garganta,
multiplica sus viejos ataúdes,
nos persigue con su armadura en desuso.
Quizá ya no vivamos, pero siempre estaremos inagotables y fértiles,
como el granito, como ese rescoldo recóndito de las parábolas…
Barataria, 08.VIII.2014