lunes, 25 de abril de 2016

ANTIHUÉSPED

Imagen cogida de es.aliexpress.com





ANTIHUÉSPED




En el tugurio de la deriva, los cristales del frío se funden con el grito.
Cuando uno es huésped permanente de ciertas calles como el gato del vecino,
o el chucho acostumbrado a los desperdicios tirados a los andenes,
el plato lo constituye cualquier vacío enraizado en las aceras sin ningún pudor.
En la boca las arrugas sordas de la nubes.
Alrededor de mis bolsillos los tiliches de la tormenta: una sonrisa imaginaria.
En los zapatos muerdo los jardines yuxtapuestos de las palabras caídas:
en este infierno del pavimento, los ápices de nariz del payaso con lengua
de trampolín y bajorrelieve de almohadas.
Sin duda, el tintineo de algún tatuaje como follaje de bacinicas curtidas.
En el tabanco de la madurez, los toldos transfigurados de la historia, hirsutas
llaves de páramo y tedio, desahuciados los ecos de la levitación.
Juego a quien juega a la dicción de los funerales en ciertos suburbios.
Caen senos encalados a manera de zigzag en el chorro de saliva de los caracoles,
vos y la afición de bragas negras en el ápice de mi lengua: viva el delirio
en el pez oxidado con pubis de un cuadrilátero.
De pronto bebo mi propia orina como el vino de consagrar: me seduce el cáliz
donde beben los buhoneros sus puchitos de letanías a favor de la patria.
Ante la fiereza de lo recóndito, el placer de un orgasmo sin que el semen caiga
en los tobillos: (al final la  apuesta es quien de todos lanza a mayor distancia
dicho escupitajo, no importa si cae sobre piedra, o en el agua.)
Líquidamente uno puede quedar castrado y oler el galope de un verso
en la boca de una muchacha hermosa en cuya altivez uno se asfixia.
Barataria, 25.III.2016

1 comentario:

Ioana Haitchi dijo...

http://ioanahaitchi.blogspot.ro/search/label/Poezii%20%E2%80%93%20traduceri%20%E2%80%93%20Andr%C3%A9%20Cruchaga