viernes, 8 de abril de 2016

SUDARIO DEL GRITO

Imagen cogida de siempre-con-educacion.blogspot.com





SUDARIO DEL GRITO




Mientras siga toda esta desfachatez de buscar quién es el culpable
de los sudarios rotos del grito en pleno movimiento de la historia, volará
la cabeza de alguien, o resoplarán los fieros trotes del aliento: ¿A quién creerle
después de todo, si cada cual juega a los desaparecidos,
—entre el vaho, los tahúres del erario nacional, las multitudes degolladas aprendiendo 
a ser cirujanos en medio de mortajas decadentes.
(Hay ojos y compra de voluntades en todas partes; hace frío dondequiera que uno pone 
los pies; usted ya conoce la doctrina con la que nos gobiernan, el laissez faire, 
es otra cosa, aunque se parece bastante a tantas conspiraciones.
Si usted opina de tal manera caerá bien a algunos y mal con otros.
En realidad apasiona toda esta realidad: la danza del dinero, el dinero a oscuras,
las hermandades secretas que fundan las buenas frazadas.
Perdón por lo que digo. Uno no puede dejar de pensar en la falsa abulia sobre nuestras sienes, reforzada por descoloridos arco iris. En la vía dolorosa
del bahareque, alquilen limpia los dientes asalariados del hambre.
Supongo que son mucho más decentes los harapos que me visten todos los días.)
Sobre el surco severo del tiempo, el disfraz y las mamposterías nos harán libres.
Empiezo a creer en el deleite de la cópula a la hora del crepúsculo.
Hay endemoniados corteses como tantos apostatas de saco y corbata.
Me quito el sombrero y acurruco mi soledad en los absurdos del sistema.
—El día de la reconciliación, todos habrán de ir donde el dentista
y cerrarán sus ojos ante el espasmo de las braguetas…
Barataria, 14.III.2016