sábado, 25 de abril de 2015

RECUERDOS VACÍOS

Imagen cogida de la red




RECUERDOS VACÍOS




(Recuerdo al país de las marchas y las manifestaciones, el país que buscaba
la democracia, el que invitaba al diálogo y que llenó de vida sin envejecer la esperanza; aun entre las balas había lucidez.)
Ahora, los terrones enmohecidos de las semillas, las ramas evaporadas
de las horas, el follaje flotante en la espesura del pecho.
Llovías entonces y florecías en mi paladar, estabas intensamente desnuda,
intensa en tu cuerpo sin sábanas, inagotable y verídica, tal cual los trenes
con alas y el cielo.
—En un momento nos perdimos en las máscaras de la noche. Eran los días
suicidas en la ventana, los extraños pájaros del paradigma. En tu cara
y en la mía, los recuerdos vacíos, salvo los pañuelos y las destrucciones,
las cerraduras y los tantos tropezones en ayunas.
Ahora, ciegos de herrumbre, convulsiona el campanario del futuro, sudoroso,
como las gargantas muertas de las palabras diseñadas para la noche.
A ratos la historia es sangrienta y nos amenaza con sus duplicados arpones.
(Duplica las desgracias; en su trance, se nos pierden hasta las reminiscencias;
en el simulacro de la nueva ropa, el mismo molde envejecido de vacíos.)
No importa cuál sea hoy el escenario: ya hemos envejecido en demasía como
para pensar qué otro nombre le ponemos a la eternidad.
Sobre los peñascos de la historia, la ceniza agita los sueños, los cálculos
de la publicidad, y tanto laberinto que nos grita sus panfletos.
Si  se nos vacían los sueños, también fenece la fábula sin hallar a los culpables.
Barataria, 18.IV.2015