domingo, 1 de marzo de 2015

COLLAGE

Imagen cogida de la red




COLLAGE




En el estante del almanaque, los imaginarios animados de la irrealidad: la vida
con sus arcanos, la historia y su lenguaje relativo. (Ulyses o Kafka dentro 
de las mismas paradojas: el no ser dentro de la gota dispersa de las geometrías. 
Siempre nos delinea el sinsentido; miedo y mutismo nos acompaña, ningún vacío 
s terapéutico, por más que nos vendan en franquitos la tan ansiada alegría.)
Disneyworld coexiste en la pluralidad de nuestros ojos. ¿A qué distancia habitamos
el far west en los parajes diversos de nuestro trópico? Siempre regreso al juego
de los imposibles, ésta es mi única certidumbre.
Entre los velámenes paralelos a la ceniza, el acantilado y su imaginario genésico.
Los discursos políticos nos recuerdan lo incomprensible que es la vida, las décadas
de decadencia y grafiti, el deseo libidinal por ciertos santuarios.
No puedo fiarme de la nube y su forma de mundo.
La misa aun comienza en la noche infinita, suena el cáliz de las talabarterías.
En el sofoco del tráfico, el papel periódico con todas las celebridades.
Parece que las moscas viven en perenne contubernio, lo dice la avidez urbana
del chanchuyo, la proclama de la patria en cucharaditas de aceite de bacalao.
Es pecado abrir los ojos ante los spots y cierto vocabulario de  proxenetas
y publicitas del narcisismo…
Barataria, 16.II.2015