martes, 10 de marzo de 2015

PALABRAS EN FALSO

Imagen cogida de amilcarmoretti.wordpress.com





PALABRAS EN FALSO




A las esquinas que rozan el silencio, las palabras en falso y los juramentos
con pespuntes, carteles al óleo y paisajes donde amanece el cierzo.
¿Quién se fía de la actualidad y sus instrumentos de suplicio? Resplandece, sí,
el chorrito de agua y las adolescencias dulces en los balcones,
en el spot glorioso del engaño.
(Se confunde el universo de la risa y la insolación, el polvo y las monedas oscuras 
de los sueños, la cabuya en la miopía de lo transparente: la pantalla gigante
 jamás puede ocultar la suciedad de los que hablan otro idioma, 
la calle es apoteósica en desvelos y en obsesiva zozobra.)
Cómo no entender el sofoco subliminal de los semáforos.
El cine mudo tal vez nos daría más oxígeno u otras ficciones compartidas.
Ante la realidad de las palabras, la almohada puede ser una ventana respirable;
a menudo personificamos la hojarasca con fragancia de profecía.
Cada día que transcurre es más evidente el búho que pasea sobre las ojeras
de la agonía insoslayable. Ladran los perros ante las manchas de la semana.
Alrededor nuestro hay cazadores de alambradas caritativas.
Todo lo vamos atando a una sed inadvertida; en la línea de la sombra, vigilan,
nos vigilan, el patetismo de las palabras agrietadas.
Ante los falsos ornamentos, debemos pensar en todo lo que ha llovido…
Barataria, 24.II.2015