martes, 3 de marzo de 2015

MARGINAL

Imagen cogida de la red




MARGINAL




Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.
Fernando Pessoa [Libro del desasosiego]




Se endurecen el suspiro y los pies. Después, las puertas y las fotografías,
la duda y sus juegos hidrocefálicos; cada vez, se acentúan las posibilidades
de la ceniza de este otro lado del despeñadero y lo inminente.
Duele la ferocidad como pájaro agorero, la mercadería de la nada, el mercado
con sus letales monedas, el lenguaje de la noche y la pesadumbre.
Nos hartamos de las esencias paralíticas y de la indiferencia pétrea.
En estos andenes estamos más próximos a la muerte. (No hay antes, ni después) 
sólo presente. El alba se hace añicos en los espejos.  
El vejamen cubre la carne de crepúsculos. El minuto madura su amarga
ponzoña. Siempre está lejos el horizonte para disfrazar la úlcera de las rodillas;
en la entraña, los huesos igual que un tarro quebrado de largas heridas.
Todas las falacias se disfrazan de cántaros.
Después de tantas sepulturas, no sirven de mucho las palabras: no caben
los sueños en un país de gritos, ni aun la basura que vocifera en el tizne.
Cada día nos toca hacer abstracciones de la felicidad e inventar trenes.
En nada creemos, salvo en la demencia y el pus…
Barataria, 17.II.2015