sábado, 28 de febrero de 2015

RESPIRACIÓN DE ENGAÑOS

Imagen cogida de la red




RESPIRACIÓN DE ENGAÑOS




En impensable todo el aire viciado que respiramos. El antro tropical
de las sombras en el paladar duro de los engaños, a menudo lo es,
este desfile de carteles, la publicidad pintada de paraíso, la sonrisa gótica
de la elocuencia y sus talismanes.
Toda la ciudad obligada a leer falsedades e imágenes recortadas de otros
paisajes menos adustos. (Y sin embargo, en las paredes, la caverna abierta),
las vértebras esculpidas en la sombra del cirio.
Ahora más que nunca es difícil tocar llaves de felicidad,
cuando la noche aflora sus dientes ciegos y el matapalo nos devora sin reparo.
¿Cuántos deseos disecados caben en las paredes?
No importa cuánto nos golpee el hambre en el pecho. Cuando es media vida
la que vivimos. No importa el paisaje gratis hacia la muerte.
No importa el oprobio y el placer gratis de otros.
La catarata es obscena para nuestros bolsillos: día y noche el semblante de sed
de las aceras endurecidas; en el harapo inagotable, la tormenta siempre
con su traje innumerable.
Y mientras marchamos, nos adentramos a otra jaula tan siniestra como la hoja
seca disuelta por la niebla. Sólo hay escarcha y herradura.
Barataria, 14.II.2015