miércoles, 17 de diciembre de 2014

CEMENTERIOS DE LA MEMORIA

Imagen cogida de la red




CEMENTERIOS DE LA MEMORIA




Siempre me resulta incendiario el pedernal de la noche. El río oscuro
de la memoria a imagen y semejanza de las criptas: en los amaneceres
del cierzo también hay cementerios como fosas
de una vendimia caótica. (La oscuridad despierta cuando los trenes tosen
de la nada y uno se lava las manos, después de todo, tal el texto de la historia.)
Sobre el delirio de tierra ruinosa, siempre lo irremediable de las enredaderas,
los largos discursos del agua y la leyenda,
los tiempos simulados del nosotros e incluso los cuerpos en duelo.
¿Qué cara le ponemos al disfraz de todos los días?
¿Qué nupcias le ofrecemos a nuestra propia historia?
Patina el barandal del cielo entre nuestros pensamientos, ahora que hay nudos
en la entraña y moho en esta pandemia de ventanas derruidas.
¿Cuánto nos dura la lejanía para deletrearla?
Acaso todo el fragor sólo tiene su cauce en la muerte; la queja es tenaz,
laboriosa la desgracia de los inodoros, insultan los perros de la bugambilia,
imperceptible la voz de la piedra en los portales.
Todos los días este aire mortecino de los sustantivos.
Barataria, 20.XI.2014