viernes, 26 de diciembre de 2014

A PESAR DEL POEMA

Imagen cogida del blog de Néstor Medrano




A PESAR DEL POEMA




A pesar del poema, me hundo casi siempre en lo hosco, en ese reino inmenso
de la Nada: en la contracara de las cosas, los vientos inacabables de la madera.
Siempre el gemido de la tristeza invade los rincones de los poros.
La tierra y sus aguas abiertas.
Los días monótonos de aves disecadas, el vasto poniente como caricia negada.
Tal vez el antro masticando mi cuerpo, los dientes crecidos de la dureza.
Tal vez la alegría que rozan las ramas verdes de los paraguas o la etérea caricia
que juega a ser clarividente.
Sigo mínimo, pronunciando portales, lluvias, hambres, senderos: confuso
en la neblina, la sombra de las palabras en mi jornada diaria. (Alargo mis preguntas al odio, 
al amor: cierro la puerta; dejo que otros hablen.)
Regreso al acaso del padre y la madre, la voz del frío en un camino dormido.
Las manos no me pertenecen, ni las navajas sobre losas extinguidas.
A diario sólo perdura la sombra de la lejanía, el nudo de la carne y los cauces.
¿Es flor esta fragancia del absoluto?
—A pesar del poema, el silencio es manso, pero gris la piedra de la agonía.
Camino, pero siempre me distraigo en el tráfico…
Barataria, 24XII.2014