jueves, 20 de noviembre de 2014

TRENES SIMULADOS

Imagen cogida de la red




TRENES SIMULADOS




En el ijar de las aguas irrecobrables, las sombras perdidas en el diluvio
de las lágrimas: ante el umbral adverso, retumban los trenes simulados a golpe
de espejismo. (Nunca me quedo; siempre estoy en fuga.)
Y así, me adentro en los rieles del fuego, quizá en los durmientes estáticos
que produce el vértigo.
Nunca me quedo en piedra, es cierto; por eso hago de mis rincones, mi propia
estación, ese divisadero de ventana y sinfín.
(A menudo uno salpica al destino de espejos, ¿de qué otra forma puedo despertar diferente, avanzar a la luz y no a la fosa? Sé, que detrás de mi solapa
hay paredes funerarias que se nutren de mi hambre.)
Al recuerdo de mi infancia, siempre resucitan mis trencitos de madera.
Barataria, 19.XI.2014