martes, 13 de mayo de 2014

PAISAJES INVENTADOS

Pintura de Viviane Domenge, cogida del FB de Hugo Sánchez




PAISAJES INVENTADOS




No es una pesadilla es un calor verdadero mordiéndonos la piel
una oscuridad no de lluvia sino de silencio
no de silencio sino de bestias que corretean invadiendo el aire en que vivimos
Fayad Jamis




En las mañanas el sermón del firmamento la exclamación absoluta de la boca sobre la mesa donde babean los pájaros el último cierzo de los paisajes inventados salgo cada día de los espasmos mientras en la garganta se instalan los minutos de la queja mortuoria del galope es cierto en el transcurso de las sábanas vamos acumulando manchas impúdicas calcetines sostenes cópulas dentífricos nombres desgarrados contracciones boleros colillas y puertos y antros que ya no nos sirven para una buena introspección sin duda hay días apremiantes y solemnes: la historia nuestra el poder son en conjunto lo más parecido a una piñata elaborada con cierta perspicacia y espectacularidad en este juego entra la respiración de la noche los salmos los proverbios los refranes los adagios hasta el punto de la verosimilitud a veces nos es útil el pasamontañas los muslos provocadores de las apuestas el fuego impuro de los mercados los ojos perdidos en la tinta china de los relámpagos ¿quién vale la pena después de todo? ¿cuántos tamarindos andantes husmean en las esferas del poder y desean además una estatua para consagrar sus hazañas? giramos alrededor de ciertas mortajas entre los contrastes de los lavatorios huérfanos de luz sacamos la cara en la noche en la roncha de los baches y los resoplidos sacudimos la conciencia y nos damos golpes de pecho a la hora de los banquetes pasitos aquí pasitos allá nos olvidamos del parto de los huelepega de la hostilidad de la mazmorra de la cama de pita donde ponemos la huesera de las costillas pienso en la aritmética y en las caras sin rasurar pienso en las tardes lampiñas y deshidratadas alguien gime en la casa vecina los ahoga el dolor o el gozo las telarañas con gorgoritos de altamisa pienso que este tiempo de crisis es indispensable: la realidad es más intensa que un simple semáforo en rojo más revuelta que el refresco de horchata o tamarindo me entretienen las quebradas con maquiligües las palabras necesarias que de pronto uno olvida las muchedumbres en los periódicos el monólogo de las dentaduras postizas  las efemérides y los eufemismos al punto de la conmiseración a falta de palacio los largos corredores de los portales  pertinentes a la tribuna libre y al gourmet dignos siervos somos del olfato de las facciones consecuentes con la mentira disfrazada de verdad aquí somos fieles aunque nos sofoque el hambre fieles al ratito acostumbrados a las contradicciones enamorados de las alfombras y a cierta ingenuidad (ahí en las vagas aceras de la desesperanza la compraventa zurciéndonos el alma vos hundida en mi ceño con un sinnúmero de traumas al punto de morder el sonido de la jaula ese turbio manantial inmutable del tiempo: de pronto vemos caer la lluvia de nuestros ojos luego el tiempo compartido de la desnudez el paladar agitado de las sombras la invención de los redobles mientras respiramos el vaivén en la caverna el pan que se convierte en campana) alrededor de las aceras ya no sé qué parecemos ¿transeúntes? es hora de repensar los senderos amor es hora del infinito todo lo improbable nos sorprende: imaginemos barcos y trenes en el portafolios de la ventana todo el desvarío de la escritura tu cuerpo establecido en mi vigilia los puntos cardinales hacia el sur del poema sagrario del tintero…
Barataria, 03.V.2014