martes, 20 de mayo de 2014

ENCUENTRO

Imagen cogida de la red




ENCUENTRO




Y sobre las aguas, avistamos el alto oleaje del mar en el sinfín.
Alguna vez caminamos sobre la espuma ensordecedora, sin entonces
percatarnos de la forma de la sal y los caminos: esos caminos descubiertos,
sin paredes, como antorchas en el pensamiento.
(El mendigo nos devuelve sus lágrimas, aquella noche de ríos sonámbulos,
aquel cerrojo de la sombra clavado en las pupilas.)
—Vos me sobrevivís escalando mi propia irrealidad, junto al perro
desvencijado de las rendijas, como otro juego en los espejos de los zapatos.
Cada día nos encontramos haciéndole muecas al futuro:
la película en blanco y negro nos hace reinventar otros paisajes.
¿Vendrá el horizonte a socorrernos del desván del crujido, de la tanta
gangrena acumulada? Ya lo veremos cuando arrecie la lluvia
y el país cambie de gafas y palabras e incensarios…
Barataria, 16.V.2014