jueves, 9 de julio de 2015

MUDO AGUACERO

Imagen cogida de esculpiendoeneltiempo.wordpress.com





MUDO AGUACERO




Más allá del simulacro, los mudos aguaceros que agrietan la lengua, plural
el volumen de las habitaciones erosionadas: el ruido debajo de los zapatos,
sin que abarquemos la totalidad de los tapiales
que colman los costados de lo inminente, el oasis de las zapaterías
en bellísimas páginas de agua.
A veces le quito llave a la chapa de la mudez, le cuento las costillas libérrimas,
o le muerdo el pellejo del infierno a esta urdimbre muda de asombros.
(“Sucedían cosas difíciles de comprender para los siglos posteriores.
Una cabeza aparecía sin cuerpo. Dos cabezas llegaban una detrás de la otra.
Una sola pata trasera escogía un cuerpo que ya tenía cuatro patas.
Seis cuernos se asentaban en un solo cráneo.”)
Todo el día he pasado pretendiendo leer los grises del cielo, las cobijas
en construcción, el arte poética de los filtros volando imantado sobre aguas
terrenales; me asaltan los caudales devorados de las luciérnagas
ahí en las ojeras de los semáforos,
en la patria del deseo o del porvenir, en el pájaro de ceniza del paraíso.
Me salpica el panal blanco del humo en las costillas, huelo las líneas cartesianas
que se adentran en la espesura del invierno hasta que la perversión es realidad.
Ante el crujido de las curvas del odre, deshilo el arrebato de la liturgia,
y abro el ojo sordo del sollozo: grita el caballo del abismo, sobre el verdadero
lecho del agua. En el vaivén la forma prvisible del útero.
Barataria, 06.VII.2015