viernes, 17 de julio de 2015

HORAS CONFUSAS

Imagen cogida de la red




HORAS CONFUSAS




Como la hoja que no cae en tierra, esta experiencia de horas confusas.
De regreso a la querencia inevitable, imposible regenerar la  noche y los relojes.
Todo es confuso aunque hoy crezca la luz.
Todo es confuso ahora que camino fuera de mis sueños.
Todo es confuso ahora que he desenmarañado la saliva en los ojos: véase esta
garganta de degolladuras, véase de pronto el hilo que amarra la boca,
el eco callado del revés de las palabras.
Todo es confuso ahora que converso con el cómo y desde el cuándo del agua
fría y del escarabajo de la piedra como un grito aplastado.
De la vieja madera apenas queda el aserrín o la carcajada del infinito.
(No me sirve ya el dudoso camino de los ojos, ni descubrir que una promesa
es solo un juego para dibujar pájaros; son demasiado obtusos los cuartones
de la noche, el deletreo del balbuceo en el mundo del mendrugo.
El minuto vuelca sus hisopos incinerados sobre cada jornada de lentes.)
—Deshecha la alegría, avanza desnudo el lento carrusel de las sombras;
Regreso, reprochándome, toda la sed nunca reinventada en el tiempo:
sí, la luz es fragancia o es ilusión. Rama del pulso descalzo de las palabras.
Desde fuera del sueño estoy despierto como un bosque que no agota sentidos,
ni desdeña la palabra dicha, ni se cierra a lo esencial.
Ha sido largo el tiempo agotado, confusas las claves del nudo de la vigilia.
—Te quedas en la bruma. Aun mi bosque no sangra de ceniza…
Barataria, 12.VII.2015