domingo, 27 de julio de 2014

VIAJE


Imagen cogida de la red




VIAJE




Siempre he jugado a los viajes para encontrar mi voz. Pienso en la escritura,
pero también en el puerto de tus brazos, en la estación de tus poros
donde mis gritos se ahogan, en la siguiente página anegada de tinta.
(Por más noches miserables, la claridad me visita con sus cábalas inmortales);
—no hay otra compuerta sino el rocío en tu ombligo,
el continuo navegar;
allí los cuerpos que hablan desde el balbuceo (no los cuerpos muertos
con sus ojos vaciados.) Nosotros en largas trenzas de aguas.
¿Qué otra cara le ponemos a los casquillos, a esa fotografía casi blindada
de la muerte? —Sé que saldremos ilesos, aunque al final de la historia,
—vos y yo—, gemelos de disidencias, nos hayamos convertido en extranjeros.
Supongo que el tránsito nos dará la mesa llena.
Los minutos son señuelos en un calendario de mazmorras interminables.
Barataria, 23.VII.2014