martes, 1 de julio de 2014

ESTRIDENCIAS

Imagen cogida de la red




ESTRIDENCIAS




Las paredes juegan a ciertas faenas quirúrgicas: de allá hacia dentro evitan
las estridencias, esos peligros vibratorios del estiércol.
En cada piel, la asfixia de los minutos, ¿quién resucita exactamente
con tanta espuma en las palabras? ¿Quién cree en el disimulo del guiño?
Hoy toda circunstancia se explica con descaro: la inflación, las rentabilidades
y tantos equívocos de maniquí.
Por cierto, ¿es manicomio todo este vértigo que vivimos día a día?
(La farsa es tan poderosa como Wall Street o el pájaro suavemente piadoso
que ha parido el hambre de la historia.)
Fíate mientras la llovizna de las parábolas se torna absurdo y pocilga.
Barataria, 22.VI.2014