sábado, 19 de julio de 2014

DESAFUERO

Imagen cogida de la red



DESAFUERO




En las ganancias del mañana, el saldo en rojo de los pobres.
El túnel de la muerte y la demencia segadas por ciertas beatificaciones.
¿De quién nos fiamos cuando caminamos entre breña y zarza, entre cofradías
de tuertos y suculentos fracs, entre fulminantes audiencias y oscuros
monólogos de fosa séptica?
—Nada ha cambiado. Desde siempre el eco distante de las ventanas.
Dios nos salve de la hora profética, del orgasmo teñido de naipes.
Y vos estás allí, tras las pulsaciones del dogma, cuando los empedrados
se tornan devocionales.  Vos, allí, espulgando ciertas introspecciones
entre las gavetas del vómito y la asfixia…
Barataria, 15.VII.2014