jueves, 24 de abril de 2014

NEBRASKA

Imagen cogida de la red




NEBRASKA




junto a ese móvil tótem de muslos agua viva
flagélate si quieres con las violentas trenzas que le hurtaste al olvido
pero por más que sufras en cada cruz vacante una pasión suicida
y tu propia cisterna con semivirgen luna reclame tu cabeza…
Oliverio Girondo




Cuántos dedales muerden los sueños de los comensales de lotería en un país de masturbadores el teclado de los órganos Dios Dios Dios el rostro congelado en la nieve el largo resuello arrugado de los ojos avanzo titubeo  perdido en los sonidos píldoras melódicas apartes ante lo remoto tendría que caminar largas jornadas alrededor del destino solos los acordes de los zapatos entre todos los olvidos la libertad y los golpes de suerte quizá el luto endurecido las palabras etéreas de las alambradas la vida alquilada devuelta a las hipotecas quién nos mira vengo de un lugar y voy a otro el ojo apenas hirsuto el ojal que sostiene la vestidura esos días que ayudan a abrir la boca para mis pocos días —me lo han dicho reiteradamente— suficientes las estampillas inmutables de los puertos pero la faena empieza todos los días (soñar también es juego que tiene vencedores y vencidos) mira casi soy una piltrafa de nariz a pies se cierra el sendero el cuerpo es otra relatividad absurda juro que ante tantas perturbaciones quiero paz libertad para perderme en los naufragios libertad para besarte de pies a cabeza desde mi infancia lindo día no para ver los infortunios a la luz del día me declaro Lázaro en espíritu y carne asciendo a la última gracia del esfuerzo fumigo los grises celestiales de los gatos tiempos estos con hepatitis y reuma tiempos de trata y degolladuras tiempo de anonas podridas y jocotes de azucarón sin madurar tiempo santo de la violencia y la cruz del calvario hay hecatombes por todas partes tumbas y ladrones de sueños tumbas y vidas devoradas —a la pobreza muerde el unísono del chantaje y el tatuaje las masturbaciones in vitro las eyaculaciones rotando en forma desvencijada ante la promesa los sentidos maleables dúctiles por excelencia no condenes mi razón que la sinrazón también tiene su propio esplendor aunque con sus días contados ah pero esto es también una prisión que apenas se puede curar en los manicomios sólo muéstrame el camino la gran pantalla del sinfín hacia la que mis ojos van unánimes (vos) sabés cuánto pesa la miseria humana y la perfectibilidad del amor no me lamento pienso que puedo atravesar aunque sea póstumamente los hilos del horizonte morder después mi propia lápida con el interés social que despiertan las suspicacias sabés que vivo a prueba de monólogos esos monólogos con secuelas freudianas por todas partes existen pequeños edipos y pequeñas electras y antífonas y ofertorios y miserables sombras como la droga de los bancos me quedo fijo y veo el espejo: ah cuánto tiempo ha transcurrido y aun necesito la alegría los notables estertores de la juventud la alforja de las palabras y un mendrugo de tu dulzura nunca llego y ya son muchos los tropezones el aluvión de la vigilia ese grito sólido de los paraguas en la intemperie a veces me dueles en la ternura de las sábanas me duele el águila negra del suspiro el cuervo subterráneo de los sicarios el polvillo que desprende el ijillo de la muerte me duele flotar en la medianoche de tus pezones entre el matorral y mi santuario decapitado: nunca fue cierta la inocencia pero sí trascendental desembarazar los pensamientos fingir no ya tenemos demasiada monstruosidad para tales menesteres en un tiempo me pareció náusea todo tu puritanismo el menosprecio y la ignominia pero todavía hay sueños vivo ahorita voy aunque ese juego de la vida sea un engañabobos sin frontera siempre hay caminos camino hacia esa puerta cumpliendo mi legítimo sueño “ojo de perro azul” conspirando contra la tumba…
Barataria, 13.IV.2014