sábado, 19 de abril de 2014

HUELLAS

Imagen cogida de la red




HUELLAS




Esto de andar, multiplica las sombras, crece simplemente la avidez,
los ahoras absortos, —huellas de una tinta imantada de espesura.
Es como si el infinito alumbrara las profundidades, el granito a veces
arrastrado por los ojos.
(Todo lo efímero queda impregnado de horizonte),
los zapatos que apagan los cirios, la sangre en la ventana de la escritura.
Cada semana fue la tormenta devaluada, la gota estriada de la carne;
cada fruto hizo rieles de soledades,
(siempre el país me ha resultado un dilema, el peñasco de la otredad
en los labios, la hechicería que dejan los pies descalzos.)
Siempre a lo largo del camino van quedando los sedimentos de los días
abatidos: el ojo en llamas y la puerta al mar de las distancias…
Barataria, 17.IV.2014